Pandemia, paranoia, información y libertad

Blog No.3

“El hecho de que usted sea paranoico, no implica que no lo estén persiguiendo.”

Joseph Heller

El virus es un conjunto de instrucciones genéticas -sean de ADN o de ARN- que, algunas veces, están envueltas en un cápside de proteína y en otros -además del cápside proteico- de una membrana adicional de grasa. Los virus no están vivos, por lo que, para reproducirse, necesitan incorporarse a una célula para usar sus estructuras reproductivas. El virus es básicamente información o data que es inocua si no es absorbida por un ser vivo. Las fake news son pues: virus.

Los magos y carteristas basan su arte en la distracción. Aprovechan la capacidad de concentración de la mente en aquella sensación más intensa, por lo que ésta se desconecta de los demás sentidos o focos de atención. Así por ejemplo, los magos hacen un movimiento distractor con una mano, mientras la otra hace el truco. Igualmente los carteristas usan distintas técnicas para distraer a la víctima; tal vez se tropiecen de manera accidental y golpeen el hombro de la víctima, mientras su mano le saca la cartera. La víctima siente el fuerte empellón pero no el sutil roce de la mano.

Al mismo tiempo que estamos viviendo una pandemia que -en adición a su faceta trágica- ha hecho surgir las mejores expresiones de la naturaleza humana, como son la solidaridad, la empatía, la abnegación y la creatividad, se está dando en medio de ésta, una nueva guerra por el control hegemónico y dentro de estas dos guerras, una transformación profunda y duradera de nuestra forma de vida y de las estructuras que nos gobiernan.

Si dejamos de lado las tesis conspiranóicas -o no- sobre el origen del virus y lo que se hizo o se dejó de hacer en cuanto a su propagación; en este momento hay una guerra discursiva sobre cuál es el mejor modelo para combatir y controlar esta pandemia y sobre cuál será el mejor modelo para vivir en la nueva normalidad. Si notamos los discursos de muchos jefes de gobierno en el mundo, son frecuentes las referencias al estado de guerra y a la economía de guerra, cuando se desea explicar las decisiones y medidas a tomar en estas circunstancias y en el futuro cercano. Es pues claro que estamos en guerra: guerra contra el COVID19, pero también en una guerra hegemónica.

“Cuando llega la guerra, la primera víctima es la verdad.”

Hiram Johnson

El problema de la guerra de la narrativa por la hegemonía, se agrava enormemente en la Era de la Información, ya que, la capacidad de reproducción del virus de las medias verdades y de las completas mentiras, adquiere características pandémicas. Por muchos siglos se fue avanzando en poner reglas a esa horrible tendencia humana al conflicto bélico; una de las grandes conquistas en el proceso de humanizar -en su acepción noble- la guerra, fue la proscripción de hacerla en contra de objetivos civiles, luego se agregó la obligación del victorioso de proteger y tutelar dichas poblaciones y -más recientemente- se avanzó en la proscripción del uso de armas biológicas. Todo esto buscaba circunscribir el combate a aquellos preparados y dedicados a hacer la guerra y librar de dichos eventos a la población no combatiente. Con estas alusiones no estoy infiriendo que el COVID19 sea un arma biológica en el contexto de la actual pandemia, sino que deseo dejar sentado que, la guerra de las narrativas, puede incidir en el manejo de la pandemia, al punto de tener las mismas consecuencias de que lo haya sido.

Como es propio de la nueva era que está surgiendo, en esta guerra al Coronavirus y en la guerra de las narrativas, también se da el fenómeno de la convergencia y se borran las fronteras entre combatientes y no combatientes, al igual que se difuminan entre la lucha contra el virus y la lucha contra el adversario geopolítico. Se borran dichas fronteras, porque todos podemos ser objeto de contagio viral -con o sin desenlace fatal- todos podemos ser víctimas de engaño -consciente o inconscientemente- y todos podemos ser combatientes de uno u otro lado; después de todo, ya tenemos -literalmente- el arma en la mano: sea el COVID19 o el smartphone.

Es muy difícil enfrentar a un enemigo en la oscuridad, por eso los piratas usaban un parche en un ojo. La mayor parte de la gente piensa que los piratas perdían ojos y manos en batalla y por eso usaban parche y garfio. Aunque habrá habido algunos que perdieran ojos o manos en combate -o mal utilizando el garfio cuando les picaba un ojo- la realidad es que, tanto el parche como el garfio, eran instrumentos de combate en los abordajes. El garfio -además de proteger la mano con su copa- se usaba, asido por la mano que no llevaba la espada, para acercar cuerdas, para asir barandas y también para herir y ensartar contra la espada a combatientes enemigos; el parche se colocaba sobre un ojo mientras se luchaba en cubierta – normalmente a pleno sol- y se levantaba o se cambiaba de ojo -buen momento para un accidente con el garfio- cuando se entraba en la bodega. Como la bodega estaba oscura, entrar desde la cubierta soleada con las pupilas contraídas, generaba una ceguera temporal, mientras que, traer el ojo cubierto y descubrirlo dentro de la bodega, les permitía ver inmediatamente -ya que su pupila estaba dilatada- y así no peleaban a ciegas.

Los engaños más atroces se hacen a plena luz. Por eso debemos ser conscientes de las -por lo menos- dos guerras y otras tantas escaramuzas, que se están peleando hoy en día. Guerras en las que debemos usar barbijos y guantes, así como parches y garfios virtuales, para evitar el contagio de los  distintos virus y para no estar a ciegas e indefensos. Queda claro que ambas son guerras de información y que las podremos ganar o no, de acuerdo a la calidad de la información que guíe nuestras decisiones.

Según el Dr. John P. Ioannidis, epidemiólogo de Stanford University, la data que dan los países a la OMS es un completo fiasco en cuanto a la confianza que podemos depositar en ella”. En la mayor parte de los casos, los contagiados están subestimados y las víctimas fatales están o sobreestimadas o subestimadas: sobreestimadas, cuando adscriben al COVID19 la muerte de una persona infectada pero que ya estaba en etapa terminal por una enfermedad anterior, o subestimadas, cuando los gobiernos falsean la información con fines propagandísticos.

Debido a la falta de preparación de los países para enfrentar la epidemia -que se veía devenir a pandemia- no se adquirieron suficientes pruebas diagnósticas para medir a todos los posibles contagiados, o se aplicaron mediante criterios arbitrarios y no científicos, o las pruebas venían defectuosas o una combinación de varias. El asunto es que, la información de cuántas personas están contagiadas, cuándo fue el primer contagio y en qué parte del país, así como saber de dónde vino el o los contagiosos, es de dudosa confiabilidad, lo cual nos hizo entrar en la bóveda del Coronavirus con los ojos muy abiertos por miedo, pero prácticamente a ciegas.

Ya en 1668, Thomas Hobbes dijo en Leviatán: “ Conocimiento es poder”, hoy podríamos actualizar la frase a “Información es poder” ya que en la llamada Era de la Información, el bien o activo más valioso es la información. Así como la información es el activo más valioso, también es el arma y el escudo más poderoso. Hoy nos enfrentamos a un ubicuo código genético -que no es más que un tramo de información- y la forma más eficaz de combatirlo es con buena data o información de buena calidad. Si revisamos la conducta o el manejo de los distintos países, veremos manejos acertados y manejos desacertados, manejos que pueden acabar con la pandemia, pero también manejos que pueden acabar con nuestras libertades; el problema más grave en esto es que, el fin de la pandemia, puede ser algo de corta vida y el fin de nuestras libertades, puede ser algo para el resto de la vida.

Como ya todos tenemos instalada la idea de que estamos en guerra, aceptamos medidas restrictivas de nuestra libertad e invasivas a nuestro derecho a la intimidad, que no hubiéramos aceptado -al menos en el mundo democrático- en otro momento y circunstancia. El sentido común indica que, en tiempos de guerra estos derechos individuales se sacrifican temporalmente para tutelar un bien mayor. Esto no es algo nuevo en los modelos democráticos. Ya en la antigua Grecia, en momentos de guerra o de conmoción social, la Democracia se suspendía y se instauraba a un Tyrannos que gobernaba concentrando todo o casi todo el poder, con la finalidad de lograr el objetivo de retorno a la normalidad; en el caso de la república romana se tenía el mismo recurso en la figura del Dictador. En la mayor parte de los casos, estos Tyrannos o Dictadores tenían poderes concentrados pero no absolutos y había un límite de tiempo para ejercerlos, así como entes colegiados que le supervisaban o controlaban. Por supuesto que hubo Tyrannos y Dictadores que buscaron perpetuarse en el poder -que los romanos llamaban imperium– y en este último caso, de dictadores temporales pasaron a emperadores vitalicios; allí murió la República y nació el Imperio Romano.

Si analizamos la respuesta a la pandemia del COVID19, podemos hacer dos grandes divisiones y luego otras dos subdivisiones: la de los Estados Democráticos y la de los Estados Autoritarios, que a su vez se subdividen en los que la han manejado con cierto nivel de éxito y los que lo han hecho de forma perniciosa o fracasada. En todos los casos hay varios factores o elementos determinantes para el resultado: información, tiempo, libertad y solidaridad; todo esto enmarcado en una cultura.

Entre los grandes protagonistas del primer grupo están Italia, España, Estados Unidos, Gran Bretaña, Brasil, México, Corea del Sur, Taiwán, Japón, Israel, Alemania, Panamá, Costa Rica y Suecia, entre otros; y en el segundo grupo están China, Irán, Rusia, Turquía, Cuba, Nicaragua, Venezuela, entre otros. Si analizamos la data de cada país, notamos que hay, tanto en un grupo como en el otro, países con datos que indican que tienen bajo control la pandemia y que pronto podrán iniciar la normalización. El problema es que en unos existe libertad de expresión y un robusto Estado de Derecho y en otros no. La libertad de expresión es tal vez la más importante de las libertades, ya que, sin ella, no se pueden defender las otras.

Como comprendemos que, además de la guerra al COVID19, estamos en una guerra de narrativas dentro de un conflicto hegemónico, así como en procesos internos de concentración de poder, es saludable confiar en las cifras de los países en donde existe la libertad de expresión y poner en duda la de los países que no disfrutan de ella.

Para no caer en la lista de los países que han manejado mal la pandemia, quisiera concentrarme en un puñado de países que, al menos hasta ahora, parecen haberlo hecho bien. Siempre es mejor estudiar el éxito y emularlo, que describir el fracaso y lamentarlo.

Taiwan, Singapur, Israel, Corea del Sur, Japón y Suecia parecen haber atajado la pandemia a tiempo y con menos proporción de víctimas fatales. En los cuatro primeros casos, se usó un potente y efectivo sistema de información y de procesamiento de datos de forma inteligente, no solo circunscrito a aplicación masiva y a la vez enfocada de pruebas de laboratorio, sino también a tecnología informática muy sofisticada -incluso la utilizada para el seguimiento y combate al terrorismo- que se adaptó a esta nueva amenaza a la seguridad de dichos países. También se implantaron, rápidamente, medidas sanitarias estrictas. Es importante recalcar que, en todos ellos, hay libertad de expresión y de acceso a la información, que el uso de tecnologías especiales para el combate al terrorismo aplicadas en contra del COVID19, se hizo luego de procedimientos de autorización y de instalar mecanismos de supervisión que garanticen que dicha información se recaba de forma temporal y solo para uso de esta circunstancia. Todo esto ha permitido la detección, recogimiento y atención temprana de los infectados, tanto para evitar contagios como para atajar a tiempo la evolución individual de la enfermedad.

En estos países también se ha recurrido a las políticas necesarias para que las medidas de recogimiento no destruyan el tejido económico, que les permita un funcionamiento efectivo -conforme las circunstancias lo indiquen- y que haga más expedita la recuperación de su economía. En el caso de Japón y -sobre todo- Suecia, las medidas restrictivas impuestas por el Estado han sido pocas, ya que la cultura de estas sociedades, o ya tenía instaladas las normas de higiene, de distancia personal y de reducción de contacto físico, o su sentido de solidaridad es tan alto, que las personas que sospechan haber estado en contacto con el virus, se recogen voluntariamente.

Hasta ahora hemos visto que, en países con un Estado de Derecho robusto, que han establecido políticas con mejor y mayor información ejecutadas en el menor tiempo, junto con conductas sociales de mayor solidaridad en momentos menor libertad -pero siempre tutelando la libertad de expresión- se han logrado los mejores resultados.

Y sin embargo parece que los responsables de la pandemia y los países menos exitosos en cuanto al manejo de la misma, pretenden ganar la narrativa sobre el modelo para combatirla y el sistema dentro del cual vivir en el futuro.

A esto se suman dirigentes carteristas y hasta piratas, que -aprovechando que estamos distraídos- nos quieren robar, no solo la cartera, sino la carta fundamental de nuestras libertades.

En estos momentos hay que estar vigilantes -y hasta un poco paranoicos- porque, el hecho de que, para salvar la vida, aceptemos perder libertad, no implica que estemos dispuestos a perder el derecho a la vida en libertad.

Milton Cohen-Henríquez Sasso

12 comentarios sobre “Pandemia, paranoia, información y libertad

  1. Totalmente de acuerdo, en especial con la cita introductoria de Joseph Heller y el párrafo final que la complementa.

    En Panamá no sólo hemos perdido libertad, sino democracia. Se han suspendido garantías constitucionales sin haber procedido previamente conforme lo ordena el artículo 55 de la Constitución, que requiere un Decreto de Gabinete aprobado por la Asamblea Nacional.

    Tenemos un dictador (Tyranus), el Presidente Cortizo, quien legisla por vía de meros decretos ejecutivos, dejando sin efecto por esa vía las garantías constitucionales que consagran la libertad de tránsito y los derechos de reunión y de manifestación, entre otras. Y no contamos con (o no estamos usando) ni el parche en el ojo para poder ver en zonas oscuras cuando hace falta, ni con el garfio para agarrarnos de una cuerda que permita restablecer el orden constitucional.

    Felicitaciones por el análisis, que adhiero por completo.

    Saludos,

    Enzo

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo, en especial con la cita introductoria de Joseph Heller y el párrafo final que la complementa.

    En Panamá no sólo hemos perdido libertad, sino democracia. Se han suspendido garantías constitucionales sin haber procedido previamente conforme lo ordena el artículo 55 de la Constitución, que requiere un Decreto de Gabinete aprobado por la Asamblea Nacional.

    Tenemos un dictador (Tyranus), el Presidente Cortizo, quien legisla por vía de meros decretos ejecutivos, dejando sin efecto por esa vía las garantías constitucionales que consagran la libertad de tránsito y los derechos de reunión y de manifestación, entre otras. Y no contamos con (o no estamos usando) ni el parche en el ojo para poder ver en zonas oscuras cuando hace falta, ni con el garfio para agarrarnos de una cuerda que permita restablecer el orden constitucional.

    Felicitaciones por el análisis, que adhiero por completo.

    Saludos,

    Enzo

    Me gusta

  3. Muchas gracias Milton por la lucidez de tu reflexión y lo oportuno de la misma!!.
    Mientras haya personas como tú, con pensamiento independiente y alerta, y los demás nos sumemos, el evidente
    riesgo de “por salvar la vida, perder la vida en libertad”, será menor.
    Me rebelo ante la idea de que la tecnología se convierta en “Theocnología”: nuestro nuevo “Dios”, como dijo Luis
    Eduardo Aute, hombre auténtico y valiente, poeta y conocido como cantautor de la transición española.
    Nuestra vida cada vez más se desarrollándose en el mundo virtual, con sus oportunidades y aspectos positivos,
    pero al que esta pandemia nos ha metido de pleno, a la fuerza y de cabeza!, antes “pasábamos por allí” ahora “vivimos ahí”, un territorio desconocido.
    Me preocupa un Facebook, Instagram, etc. dónde casi todos estamos, en manos privadas, pero me preocupa aún
    más el cada vez más amplio control que ejercen los Estados (se supone que ·”temporalmente”), sobre nuestros
    movimientos a travel del móvil u otros dispositivos móviles.
    Totalmente de acuerdo con el peligro de los “otros” viruses de la mala o sesgada información.
    Aprendamos de la historia, seamos ahora más que nunca “todo lo humano” que se pueda ser, y cuando todo esto
    pase, reunámonos de nuevo para darnos abrazos ( todos los que ahora no nos damos), mirarnos a los ojos,
    compartir un café, cerveza o vino “real”, reirnos y disfrutar de la naturaleza juntos, con la cercanía y el calor
    humano que la “Theocnología” no nos debe quitar, y menos aún nuestra libertad.

    Me gusta

  4. Querido Milton, Muchas gracias por este artículo, ingenioso, perspicaz y lleno de apreciaciones que me resultan muy sugerentes.
    Tal como en su momento sostuvo Walter Benjamin, hoy la humanidad, a pesar de tanta perplejidad y engaño: “puede experimentar su propia destrucción como un placer estético de primer orden”: re-creándose como individuos
    Y esto que, en principio, pudiera parecer una frivolidad pretende desentrañar nociones que aparecen en tu escrito tales como; Verdad, Solidaridad, Empatía, Libertad, Creatividad…..Guerra de narrativas…
    Es obvio que vivimos un momento en que tanto el “bicho” como los “dirigentes carteristas” nos han cogido por sorpresa y sin capacidad para reaccionar. Por lo tanto, en estas circunstancias en las que se imponen “logorreas discursivas”, es preciso volverse, como nos sugiere Benjamin, a las pequeñas cosas, a los márgenes, a los fenómenos periféricos cargados de sentido, a los elementos nuevos que emergen, a la pulsión creadora, dentro de nosotros mismos, de otras individualidades que nos conforman, reconociendo que hemos de enfrentarnos a “un Dios de los extremos”, de las paradojas, que nos invita a la confrontación de puntos de vista diferenciados y no excluyentes, incluso propios.
    Siguiendo a W. Benjamin, y Adorno, se impone una ruptura irremediable y, en consecuencia, el abandono a un pensamiento nuevo poblado por múltiples “constelaciones”.
    Pero, en este retiro impuesto, en este silencio, algo tremendo y frágil a la vez, nos interpela e invita a una revolución individual que impida la catástrofe definitiva, la cosificación de nuestras alma, la nada absoluta. Ello exige, como dice el filósofo alemán, la implantación de un “Pesimismo Activo”, consistente en “desconfiar un poco de todo” y de todos….hasta de “los buenos demócratas” que aplauden miméticamente en sus balcones, a sus héroes del momento…
    Este “Pesimismo Activo” alerta sobre la rancia idea de un progreso histórico irreversible, alimentado tanto por corrientes burguesas como marxistas, el cual nos ha empujado hasta nuestra pobre, vulnerable y quebradiza realidad doblegada por la tecnología, hábilmente manejada como arma destructiva de individuos. Efectivamente, “otro virus”.
    Es llegada la hora de interpretar el proceso histórico “desde la redención propia”, una micro-política obligada destinada a conjurar los mecanismos autodestructivos internos de nuestras democracias, que no son tales, ya que en buena parte han conspirado, en forma activa y pasiva, en favor de la alienación de toda la humanidad.
    Emulando a Bertol Brecht, “lo malo nuevo”, el “bicho” que no es “bicho”, pone hoy de relieve nuestra pobreza intelectual, nuestra incapacidad de reacción ante el recorte de libertades con la complicidad displicente de las tecnologías digitales. El interlocutor privilegiado, en efecto, es el smartphone a partir del cual se ha promovido la muerte de la comunicación oral, del verbo vivo pleno de matices y señales, pero, a pesar de ello y precisamente debido a sus carencias, de alguna manera estimula impulsos mesiánicos dormidos que vibran en la trastienda de nuestro mundo tecnocrático, aunque sea de forma muy debilitada.
    Como nos sugiere la escritora portuguesa Gabriela Mª Llansol, Europa TODA, la del norte y la del sur, ha de meditar sobre “su futuro anterior”, recuperando el “reencantamiento” del mundo, las experiencias mágicas y nuestra vocación, si se quiere mística, que no es otra cosa que el ” aserto délfico y socrático del “conócete a ti mismo”.
    Por lo tanto, este momento destructivo puede ser constitutivo de una dimensión metafísica y poética, estética, entendida como auto re-creación, que exige volver la cabeza a nuestro origen con una tierna mirada, percibiendo el susurro del silencio creador que nos habita, y la asunción de la transitoriedad de esta historia hecha de jirones, donde se ocultan las fantasmales huellas del Pardés, veladas por la infinita concatenación de catástrofes.
    En cada uno de nosotros, a pesar de los “carteristas” de la política y las inteligencias artificiales, anida un Mesías que, como dice Walter Benjamin, “puede entrar por la puerta en cualquier momento”, siempre que estemos abiertos al Kairós, al instante oportuno, “un átomo de eternidad” (Kierkegaard), capaz de invadir de “temor y temblor” a quien lo atrape al vuelo. Esa es una “puerta estrecha” que, a pesar del “desmoronamiento del aura”, invita a una renovación revolucionaria, al recogimiento dentro de sí de los individuos disipados en la dispersión de una masa adocenada por las nuevas tecnologías, corresponsables de la disolución de la verdad en “las guerras narrativas”, manipuladoras del pensamiento crítico, gestoras de foros en los que la apariencia de libertad es un sucedáneo, una mueca. Y eso no es paranoia…..!!!
    Ante todo esto se impone el ejercicio de una “dialéctica negativa” que ponga en cuestión al mundo “que nos vive” y en el que “nos des-vivimos” y que, definitivamente, nos remite tanto al texto Asinaria de Plauto (250-184 a.C.) como al Leviatán de Hobbes (1.558-1.669): ” El hombre es un Lobo para el hombre” y, sobre todo, cuando ejerce el poder “sin conocimiento”. Por eso, mucho me temo que después de esta “inoportuna-oportuna” parada en la historia, ni la empatía, ni la solidaridad sean los valores dominantes..y la verdad quede reducida a una “constelación” de engendros vinculados a distintas “guerras narrativas”.
    Por eso, no está demás que estemos atentos a “los carteristas del poder”, a la vez que creamos nuestra mejor obra de arte: nosotros mismos.

    Me gusta

  5. Muy interesante las diferentes comparaciones de lucha para retrotraerlas al CODI 19 . Me gustaría disfrutar tus comentarios a los casos , por ejemplo , PANAMA , ECUADOR , MEXICO y USA por ejemplo
    Otro punto interesante a desarrollar es como será nuestro plan de vida después del primero control y el peligro de un segundo rebrote

    Me gusta

Responder a CECILIO ROBERTO MORENO AROSEMENA Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s